Deportes

A PURO CONTRAGOLPE, LANÚS LIQUIDÓ A RIVER

El «granate», donde juega el jujeño Marcelo Herrera, se consagró campeón al vencer al «millonario».0001725262

Lanús, con el jujeño Marcelo Herrera entre sus titulares y un planteo inteligente, se consagró anoche campeón de la Supercopa. El equipo dirigido por Jorge Almirón, ganador del torneo de Primera División, se impuso tres a cero a River Plate, el vencedor de la edición pasada de la Copa Argentina.

El «millonario» arrancó mejor, porque se puso el overoll y fue al frente, muchas veces inclusive descuidando su propio arco.

Así fue que Mora desbordó por derecha, mandó un centro pasado y Driussi, por atrás de todos, casi abrió la cuenta. Sin embargo, el «granate» reaccionó vía contragolpe y Román Martínez estuvo cerca de gritar la apertura luego de una serie de rebotes.

Pero la chance más clara estuvo en los pies de Silva, que «ayudado» por un campo mojado y rápido, encaró desde el medio y terminó «mano a mano» con Batalla. Pero el extremo definió horrible cuando estaba solo frente al arco.

Con el correr de los minutos, el equipo de Marcelo Gallardo fue perdiendo la línea. «Nacho» Fernández dejó de ser el hombre que mejor manejaba la pelota y «Pitty» Martínez nunca fue su compañero ideal en la gestación.

En el complemento no pasó demasiado. River continuó atacando, pero centralizando demasiado el juego y Lanús esperó agazapado hasta que a los 25 minutos, Silva dominó a medias un balón, el rebote quedó servido para «Laucha» Acosta, quien sacó un tremendo zapatazo para el uno a cero.

El conjunto riverplantese pudo empatar cuando Fernández mandó un centro impecable, pero el debutante Carlos Auzqui remató desviado. Y en la acción siguiente, también vía contraataque -la clave del éxito «granate»- Román Martínez robó una pelota en el medio, habilitó a Sand, quien envió un centro impecable para que Pasquini decretara el dos a cero. Luego, el árbitro Delfino cobró un penal inexistente sobre Acosta -estaba fuera del área- y Sand, de penal, puso el tres a cero.

Fuente: El Tribuno