Deportes

POR FIN, GIMNASIA VOLVIÓ A SONREÍR EN CASA

Se impuso con justicia a Crucero del Norte por dos a cero con tantos de Pérez en contra y el juvenil Virreyra.El equipo mejoró en el segundo tiempo ante un rival muy limitado, que llegó a Jujuy a buscar un puntito.

Victoria "Loba"/ Gimnasia se sacó la mufa y volvió a festejar en el estadio "23 de Agosto".
Victoria «Loba»/ Gimnasia se sacó la mufa y volvió a festejar en el estadio «23 de Agosto».

Atrás quedaron las cinco derrotas consecutivas y la noche de barbarie en la concentración del plantel -ver aparte-. Gimnasia salió de perdedor y derrotó a Crucero del Norte ayer en el estadio «23 de Agosto» por dos a cero.

Eso sí, la gente le dio la espalda al equipo. Hubo demasiados «blancos» en el reducto del barrio Luján, algo que preocupó por cierto.

En la primera etapa, los dirigidos por Fernando Gamboa no terminaron de acomodarse nunca. Porque el rival defendió muy atrás, conformándose con el cero a cero, y no dejó espacios nunca. De entrada, Morales probó y su tiro fue alto; mientras que en el cierre, Céliz apareció solo en el área, pero el arquero Arce adivinó la intención del tiro. Muy poco para 45 minutos de juego.

Gimnasia se fue al descanso con más dudas que certezas, porque aunque había sido superior, no tuvo ideas claras para vulnerar a su rival, una vieja historia repetida en Jujuy.

Sin embargo, en el complemento, el gol en contra de Pérez tras un córner perfectamente ejecutado por Sufi «abrió» el encuentro.

Los misioneros, que se estaban hundiendo en el fondo de la tabla y prolongaban a diez derrotas en once presentaciones como visitantes, se vieron obligados a salir.

Vía contragolpe, Gimnasia se sintió cómodo y más en las jugadas con pelota parada. Céliz tuvo dos oportunidades netas para ampliar el marcador, pero falló en los sendos cabezazos. Posteriormente fue Vila quien desperdició un ataque que podría haber terminado en grito si en lugar de encarar al medio, cedía la pelota a Maldonado, quien aparecía solo por derecha.

El uno a cero era más que justo, pero parecía «corto». Y fue el juvenil Ulises Virreyra quien se encargó de darle la alegría a la gente. El delantero, junto a Maldonado, peleó una pelota aérea, ganó y cuando cayó, el pibe de la cantera definió perfecto abajo.

El «lobo» respiró aliviado. Se sacó la mufa de encima y ahora es consciente que debe empezar a recuperar los puntos partidos para ser protagonista. Hoy por hoy es una utopía pensar en ascenso. Pero también es cierto que Gimnasia no puede estar en el fondo de la tabla. Su historia, con el récord de 10 años en Primera División, no se lo permite. Será cuestión de mentalizarse que se trata de un inicio.jd611

Sin entradas

Un grupo de personas intentó ingresar ayer al estadio sin pagar sus entradas. Increíble. Como si lo acontecido la noche del sábado en la concentración del plantel no fuera suficiente, ayer un grupo de personas se “atrincheró” en la puerta del sector plateas pidiendo hablar con la dirigencia reclamando entradas y un ingreso al estadio. El accionar de la policía impidió que esto pasara a mayores y aunque se quedaron todo el partido en la puerta, no pudieron finalmente lograr su cometido.

Cobarde agresión
“Por medio de la presente queremos expresar lo sucedido en la concentración el día 18-3-2017 a las 22.30 donde hinchas o personas alegando ser hinchas del club al cual representamos ingresaron al hotel increpando a los jugadores y al personal del hotel.

Acto seguido comenzaron a robar objetos del hotel así como también indumentaria de los jugadores, agrediéndonos físicamente y amenazándonos con armas blancas.

Una vez finalizado el caos el plantel tomó la determinación de abandonar la concentración por seguridad y tranquilidad, para regresar al día siguiente en el transcurso de la mañana”.

Esto circuló por parte del plantel “lobo”, luego de los lamentables hechos de vandalismo que empañaron el “banderazo” de los hinchas en el día del cumpleaños 86 del club, circunstancia que fue aprovechada por estos delincuentes para generar esta situación incómoda para jugadores y empleados.

Fuente: El Tribuno