Locales

CAÑEROS ALERTAN SOBRE MERMA DE LA PRODUCCIÓN

Por el bajo desarrollo de las plantaciones provocado por una irregularidad de las precipitaciones de los últimos tres meses.
Cañaveral.
Cañaveral.

La irregularidad de las lluvias ocurrida durante los últimos meses en las zonas cañeras de Jujuy y Salta provocó un bajo desarrollo cultural de las plantaciones, por lo que podría haber una disminución importante de la producción en la zafra 2017.

En una reunión técnica convocada por la Unión Cañeros Independientes de Jujuy y Salta en la sede de la entidad en San Pedro, se analizó la situación actual de los cultivos de caña de azúcar en ambas provincias. En la oportunidad se dieron a conocer los resultados de un relevamiento realizado recientemente en las zonas productivas sobre el estado de los cañaverales. «El mismo detecta un bajo desarrollo cultural de las plantaciones provocado por una irregularidad de las precipitaciones ocurridas durante los últimos tres meses», destacó una entrega de prensa de la entidad.

Señaló que «la situación es muy heterogénea porque las lluvias irregulares provocaron distintos grados de estrés en las cañas. Prueba de ello hay productores muy afectados en zonas donde se registraron un 50% menos de precipitaciones que en el año 2016 y otros donde los registros fueron normales».

Al respecto mencionó que «las parcelas que se cosecharon al inicio de zafra pasada están con mejor desarrollo por las lluvias tempranas de octubre y noviembre. Mientras que las que fueron cosechadas sobre el final de la cosecha están muy afectadas porque los meses de diciembre, enero y febrero fueron muy secos». Como consecuencia de esta situación «en los campos en los que no llovió la altura del cañaveral no supera el metro y medio corriendo el riesgo de no llegar a cosecha».

«Como si esto fuera poco», sumado a la falta de lluvias», subrayó que el caudal de los ríos y arroyos esta disminuido con relación a los valores históricos, por lo que el riego también es escaso.

Esta sumatoria de factores -altas temperaturas y escasés de lluvias- tiene un efecto directo sobre el crecimiento del cañaveral. «El daño ya está generado por lo que va a haber una merma importante en la producción de azúcar», advirtió.

Por último remarcó que «esta situación hídrica nos recuerda una vez más que debemos gestionar en forma urgente la realización de obras que permitan un mejor transporte del agua y evitar pérdidas. Por ejemplo para la zona del ramal hay que continuar con el canal Inter Valles hasta la confluencia del río Perico con el río Grande, entre otras».

Fuente: El Tribuno