Nacionales

PANADEROS PROMETEN QUE NO HABRÁ SUBA

Informaron que el primer problema a resolver es la competencia ilegal y que por el momento no incrementarán la brecha.

Buenos Aires.
Buenos Aires.

Panaderos de la provincia de Buenos Aires ahora salieron a prometer que el precio del pan no aumentará 15%, a unos 50 pesos el kilo, a pesar de que la semana pasada habían advertido ese ajuste.

De ninguna manera aumenta el pan hoy. Nosotros no vemos ningún aumento, pero sí estamos preocupados por un problema más candente: aconsejamos no aumentar los precios porque tenemos que solucionar el problema de competencia ilegal, dijo el presidente de la Federación Industrial Panaderil de la provincia de Buenos Aires, Emilio Majori.

Justamente, Majori había sido el dirigente empresarial que alertó sobre los incrementos.

En declaraciones a un medio radial, explicó que si el pan se encarece, la brecha (con las panaderías clandestinas) se incrementará.

Hay un pan clandestino, al margen de la ley, que no paga ningún tipo de impuesto. En el 60% de la provincia de Buenos Aires hace pan clandestino. Estamos hablando de pan francés y otras especialidades, puntualizó.

Ante esa situación, los panaderos analizan hacer un lockout para que el Gobierno tome nota de su advertencia, aunque las constantes marcha atrás encienden dudas también sobre si esto se cumplirá.

Según los dirigentes del sector, las panaderías enfrentan una suba del 40% en los costos de producción, una caída del 20% en ventas y el avance de la actividad clandestina, ya que muchas panaderías siguen operando con las persianas bajas.

Hace apenas una semana, Majori había anunciado que el kilo de pan se ubicaría, desde ayer en un nivel cercano a los 50 pesos, unos diez pesos por encima del valor que se venía cobrando.

En este marco, durante el último fin de semana se difundió un informe que reflejó que el precio del pan tuvo un aumento acumulado de 83% entre noviembre de 2015 y febrero de 2017, impulsado por el incremento en el precio de la harina y la tarifa del gas.

Así, los consumidores de esta provincia pueden quedarse tranquilos.

Fuente: El Tribuno