Provinciales

FUERTES LLUVIAS DESATARON NUEVAMENTE EL PÁNICO

Hubo cortes en la ruta 9 a la altura de Yala y Purmamarca por prevención. En Bárcena y Volcán hubo temor. Las lluvias empezaron a las 16 y una hora después cayó granizo. Temen que la reapertura de la ruta se retrase.

Varados/Camiones y vehículos de asistencia no circularon por temor a crecidas.
Varados/Camiones y vehículos de asistencia no circularon por temor a crecidas.

Bárcena, Volcan y las localidades aledañas sufrieron en horas de la tarde ayer nuevas lluvias fuertes y granizo. Tras cinco días de la bajada del alud que dejó cerca del 80 por ciento del pueblo de Volcán tapado de barro y dos muertos ayer a partir de las 16 nuevas lluvias trajeron otra vez el temor y la desesperación de la comunidad que depende del clima para avanzar en las tareas de limpieza de viviendas y el paso por la Ruta 9.

Las copiosas lluvias hicieron crecer nuevamente los arroyos y el pánico se apoderó de los pobladores que intentan salir adelante después de haber perdido todo ante la bajada del alud.

La primer lluvia de la jornada de ayer se registro pasadas las 16, una hora después caía granizo y hacía suponer otra vez lo peor.

Ante esta situación y como medida de prevención personal de seguridad cortó la circulación por la ruta 9 desde la localidad de Yala y en la parte norte desde Purmamarca dejando sitiada la zona afectada por el desastre: Bárcena, Volcán y Tumbaya.

Temían nuevas crecidas de los arroyos, derrumbes y deslaves que pudieran afectar a automovilistas que iban en ayuda de los damnificados por el alud.

El arroyo que el martes pasado arrastró una camioneta en la que perdieron la vida una pareja, Del Medio, ubicado a pocos kilómetros del poblado de Bárcena, volvió a crecer ayer y se derramó agua y lodo sobre la calzada de la ruta nacional.

La crecida causó pánico en los pobladores de ese sector, automovilistas y todo el personal que se encuentra trabajando en la zona.

En la localidad de Volcán las autoridades insistieron a los vecinos que permanezcan en los centros de asistencia aunque ellos querían regresar a sus domicilios.

Además las lluvias caídas causaron profunda preocupación porque hacen suponer que la apertura de la ruta nacional 9 que comunica a la capital jujeña con las localidades de la Quebrada y Puna jujeña y con Bolivia y Chile tardará varios días más. Hay muchas personas que quedaron varadas en ambos lados del corte y esperan con ansias continuar su viaje.

«Este tipo de lluvia no es usual»

La Dirección Provincial de Recursos Hídricos junto a profesionales y técnicos de la Secretaría de Ordenamiento Territorial y Vivienda realizó un análisis especializado del fenómeno natural acontecido en Bárcena, Volcán y Tumbaya.

Sobre las características del clima y la geografía de la zona afectada, el director provincial de Recursos Hídricos, Guillermo Sadir, expresó que en general, las cuencas de la Quebrada tienen un sistema estructural que no están preparadas para recibir 177 mm de agua en un lapso de tres horas.

«Hay estudios sobre la zona, que describe que el material que se desplaza es de fácil degradación y transporte en zona de pendientes, y que cuando no hay pendientes, se estanca. En el caso reciente, el estancamiento del material que se venía desplazando provocó el anegamiento y el ascenso de ese aluvión, que empezó a crecer hacia atrás», detalló.

Continuando resaltó que «desde el inicio de la gestión trabajamos con maquinarias en cuencas que generaban una sección de desagües. Esta cuenca, la de la Quebrada de Los Filtros, que desemboca en Volcán, tenía sección de desagüe óptima, lo que permitió que la lluvia desaguara bien.

Pero el material que acarreaba se depositó y empezó a levantar el nivel al estancarse, lo que provocó que hubiera un rebalse por el costado del terraplén. No se puede prevenir semejante cantidad de lluvia en un período tan concentrado; este tipo de lluvia tiene recurrencia de 50 años, no es algo usual».

Ordenamiento territorial

Por su parte, Susana Chalabe, geóloga y directora de Infraestructura de Datos Espaciales dependiente de la Secretaría de Ordenamiento Territorial y Vivienda añadió que «no se puede relocalizar la localidad de Volcán porque existen conos de deserción en toda la quebrada y la gente convive con el riesgo, lo conocen y se apartan porque saben cómo comportarse, quizás ahora hay que prever sistema de alerta temprana para que tengan mayor tiempo para autoevaluarse».

Subrayó que este hecho natural no requiere obras de gran magnitud sino la ejecución de la ley de ordenamiento territorial para que la cuenca de la quebrada sea una reserva protegida.

Los centros de abastecimiento

El Gobierno de la Provincia dio a conocer en detalle los lugares donde se proveerá con víveres y todo tipo de insumos necesarios a las personas que resultaron afectadas por el aluvión. Se solicita respetar los horarios y normas fijadas, a fin de favorecer el orden en la distribución de estos elementos.

La gente puede concurrir diariamente a los 3 centros de abastecimiento a partir de las diez de la mañana, llevar consigo bolsas de residuos domiciliaria, y podrán retirar víveres, agua y donaciones.

Entre los lugares de distribución se encuentra el salón de la comparsa «Juventud Alegre» para las viviendas entre calles Gurruchaga, Rivadavia, Fray Mamerto Esquiú y José de la Iglesia. El referente del mismo es Faustino Quispe.

La feria campesina, corresponde a viviendas entre la ruta 9 y calle Belgrano hasta la garita, allí la referente es Vilma Valdiviezo; y la cancha de básquet, que corresponde a viviendas entre calles José de la Iglesia, Rivadavia, río Grande e ingreso a barrio 30 Viviendas.

Aporte de funcionarios

El Estado provincial aclaró que el «aporte voluntario» que se anunció que realizarían los empleados públicos para las familias damnificadas por el alud, involucra únicamente a funcionarios públicos quienes podrán hacer su aporte solidario voluntariamente.

Fuente: El Tribuno