Provinciales

RECOMIENDAN CUIDAR LA PIEL POR LA RADIACIÓN SOLAR

La excesiva exposición al sol puede provocar graves daños y, en algunos casos, incluso desembocar en patologías.

Protector solar/Los profesionales recomiendan  aplicarlo entre 15 y 20 minutos antes de la exposición al sol y reponerlo cada dos horas.
Protector solar/Los profesionales recomiendan aplicarlo entre 15 y 20 minutos antes de la exposición al sol y reponerlo cada dos horas.

La llegada del verano para muchos, significa días de playa, pileta y sol. No obstante la permanencia bajo las rayos ultravioletas puede generar consecuencias graves para la piel, que si bien al principio no tienen grandes implicancias, con el tiempo pueden provocar consecuencias irreversibles.

Según expresó el presidente de la Sociedad Jujeña de Dermatología, Oscar Territoriale, el daño por exposición solar «es acumulable y a largo plazo, produce un envejecimiento prematuro de la dermis, severas lesiones e incluso, cáncer de piel».

«El gusto por el bronceado es algo cultural. A todos nos gusta estar bronceados porque parecemos más lindos pero en realidad el color que toma la piel cuando está expuesta al sol, es una defensa de la piel ante la agresión de las radiaciones ultravioleta, y con el tiempo, genera daños irreversibles», remarcó Territoriale.

Mencionó que en los últimos años, se ha producido un incremento notable del cáncer de piel, especialmente del melanoma, «y entre las principales causas del aumento de esta patología figura la exposición inadecuada a los rayos del sol como principal desencadenante de este tipo de tumor».

En esa línea, el especialista informó que la exposición solar puede ocasionar consecuencias graves y agudas, siendo las llamadas «quemaduras» (ardor, enrojecimiento e incluso formación de ampollas), las patologías más comunes.

Sin embargo, la continua e indiscriminada exposición a las radiaciones ultravioletas, llevan a enfermedades más nocivas como el fotoenvejecimiento, «que es cuando la piel empieza a presentar sequedad, falta de pigmentación y la aparición temprana de arrugas».

Una de las patologías más comunes en Jujuy, es el llamado prurigosolar.»Es una enfermedad típica de las personas que viven en zona de altura. Se manifiesta a través de la aparición de lesiones en las zonas de la piel fotoexpuestas como la cara, el antebrazo, el escote, las manos, etcétera. Empiezan como un eccema, pueden aparecer pequeñas vesículas que pican y luego poco a poco se van trasformando en vaculas que pican mucho y que empeoran con la exposición al sol», refirió Territoriale.

Inculcar el uso de protectores

Sobre la importancia del uso de protectores solares, una encuesta realizada en adolescentes por la Sociedad Argentina de Pediatría en el marco de una actividad deportiva indicó que «sólo la cuarta parte (25,8 %) de los participantes había llevado consigo el protector solar al certamen, y menos del 7 % refirió aplicárselo de rutina antes de la competencia o prácticas deportivas», lo que causó preocupación.

El estudio muestra la falta de adherencia a la protección solar cuando se realiza deporte al aire libre. Esto es especialmente grave dado que «el haber padecido quemaduras durante la infancia y la adolescencia incrementaría el riesgo de padecer un cáncer cutáneo en la adultez».

Los adolescentes pertenecen a un grupo en el cual es difícil conseguir que sigan las recomendaciones de fotoproteccion. Es por eso que se aconseja concientizar y educar desde la niñez para ir incorporando las conductas saludables.

Camas solares

Ante la tendencia de «broncearse» a partir del uso de las camas solares, el especialista advirtió el peligro del uso de este artefacto, ya que «el riesgo de tener cáncer de piel es mucho mayor». «Estos aparatos funcionan con lámparas de rayos UVA y UVB de variada potencia.

Entonces, si al exponernos al sol ya estamos agrediendo a nuestra piel, al estar directamente expuestos a estos rayos, el perjuicio es el doble», argumentó el presidente de la Sociedad Jujeña de Dermatología. Entre los efectos adversos más comunes de las camas solares se encuentran: la pérdida de elasticidad y por ende, la aparición de arrugas antes de tiempo; daños irreversibles en los ojos; entre otras cosas.

Fuente: El Tribuno